Recibe las noticias por RSS

Campaña Mundial por la Educación: Del total de menores sin escolarizar, el 53% son niñas, y 1 de cada 4 mujeres no sabe leer ni escribir

Fuente: SAME 2012, Por el derecho a la educación en la primera infancia

La crisis oculta en la educación de niñas
Los avances recientes en la integración de las niñas en la escuela primaria son motivo de celebración. En estos momentos, del total de niños sin escolarizar, las niñas representan el 53%, mientras que a principios del milenio eran el 60%. Aún así, este avance en la educación de las mujeres y las niñas no debe satisfacernos.

La Campaña Mundial por la Educación (una coalición mundial liderada en España por Ayuda en Acción, Educación sin Fronteras y Entreculturas) ha presentado el informe “Hagámoslo bien”, un documento que saca a la luz la crisis oculta que hay en el ámbito de la educación de las niñas.

Este informe revela la realidad detrás de esta imagen aparentemente luminosa y muestra que cuando las niñas asisten a la escuela tienen que afrontar muchos retos y tienen muchas menos posibilidades de poder seguir asistiendo que los niños, de conseguir buenos resultados de aprendizaje y de llegar a la educación secundaria.

Con un enfoque basado en derechos, el informe examina en primer lugar los esfuerzos de 80 países con ingresos bajos para conseguir que las niñas puedan finalizar un ciclo educativo completo. La tabla de Disponibilidad agrupa a los países según la presencia de niñas en todo el ciclo educativo hasta el nivel terciario.

Para entender por qué la educación no está disponible en todos los niveles hay que profundizar en las políticas y las prácticas de los gobiernos. Para remarcar las experiencias y las prácticas – negativas y positivas – que promueven que las niñas superen las enormes dificultades para permanecer en las escuelas, mejoren la calidad de su educación y tengan una experiencia enriquecedora del aprendizaje, se han utilizado las siguientes tres dimensiones del derecho a la educación.

La Accesibilidad educativa contempla lo que supone hacer la educación accesible para cada niña y cada niño y proporcionar un entorno en el que todos/as puedan aprender de modo efectivo, sea cual sea el lugar y el estatus socio-económico.

La Aceptabilidad educativa debate la necesidad de que los estados proporcionen una educación donde la forma, el contenido y la estructura sean aceptables  para las niñas y para los niños.

La Adaptabilidad educativa acentúa la importancia de estructurar la educación de modo que se adapte y responda a las necesidades diversas de niñas y niños.

El enfoque basado en derechos y los estudios de caso subrayan la importancia de garantizar los derechos, no sólo para sino también en y a través de la educación de las niñas.

Una buena gestión y en especial unos presupuestos con perspectiva de género que formen parte de marcos macroeconómicos más amplios que favorezcan la igualdad de género, son de importancia capital para lograr la igualdad de género en educación. Las experiencias examinadas de países situados en lo más alto y más bajo del gráfico de disponibilidad señalan la necesidad de ampliar la inversión pública en educación, de proteger los salarios y de ampliar las opciones  de las mujeres y las niñas para obtener créditos.

Los gobiernos pueden y deben actuar para hacer que la educación no sólo esté disponible, sino que sea también accesible, aceptable y adaptable. Las escuelas deberían ser gratuitas y seguras para las niñas. Con ello se garantizaría que las niñas tuvieran una oportunidad de permanecer y aprender en la escuela hasta la finalización de la primaria, y progresar a los niveles secundario y terciario.

más información

 

 

Los comentarios están cerrados