Recibe las noticias por RSS

Iniciativa a favor de la suspensión de la “deuda odiosa” de Túnez

La campaña “¿Quién debe a Quién?”, apoyada por ACSUR-Las Segovias, ha lanzado una iniciativa para reclamar al gobierno español que cancele la deuda a Túnez, en solidaridad con la revolución tunecina y por considerarla ilegítima.

Tras la caída del dictador Ben Ali el pasado 14 de enero, Túnez afronta una deuda externa pública en torno a los 10.000 millones de euros, de los cuales 157 millones están contraídos con el Estado español. La deuda contraída por Ben Alí se puede considerar, en su mayor parte, como una deuda odiosa, ya que no benefició a la población, sino que sirvió para fortalecer el régimen despótico, en detrimento de la población. Todo ello con pleno conocimiento de los acreedores internacionales.

Según el argumento jurídico de la deuda odiosa, elaborado por Alexander Sachs en 1927, una deuda contratada no para las necesidades y los intereses del pueblo, sino en contra de su interés es “una deuda de régimen, personal del poder que la contrajo, y, en consecuencia, deja de tener validez cuando ese poder cae”.

El Banco central de Túnez prevé destinar este año 577 millones de euros del presupuesto del Estado al pago del servicio de la deuda pública externa, de los cuales 410 millones de euros se prevén pagar durante este mes de abril. Este pago se trata de una nueva hemorragia de recursos que Túnez necesita urgentemente para reconstruir un Estado realmente libre y democrático.

La deuda que la Administración española reclama a Túnez proviene de los recientemente desaparecidos créditos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), que se concedieron al dictador hasta el último momento. Desde que Ben Alí asumió el poder en Túnez con un golpe de Estado en 1987, los diferentes gobiernos españoles han atorgado a este país 444 millones de euros en créditos FAD. Tan sólo en el año 2008 Túnez recibió líneas de crédito por un total de 224 millones de euros (de los cuales ya se han desembolsado 78 millones). En el 2009 (el último año del que se tienen datos) el Gobierno de Zapatero concedió un crédito FAD a Túnez por valor de 105 millones de euros. De hecho, durante los dos últimos años Ben Ali fue el principal receptor internacional de este tipo de créditos por parte del Gobierno español.

Por todo ello, en solidaridad con la sociedad civil tunecina y en coordinación con otras campañas de deuda del continente europeo, ¿Quién debe a Quién? pide la suspensión inmediata del pago de los créditos españoles otorgados a Túnez (con congelación de los intereses) y la realización de una auditoría de estos créditos.

Fuente: ACSUR Las Segovias

Más información

Puedes firmar la petición en el sitio web de Actuable.
Visita la página de la Campaña Quién debe a quién

Los comentarios están cerrados