Recibe las noticias por RSS

La Ayuda al Desarrollo de la UE barre para casa

El Informe de AidWatch (2011) señala que la ayuda al desarrollo de la UE se encuentra cada vez más sometida a una doble presión: no sólo está sufriendo recortes (en muchos casos), sino que además está cada vez más orientada a intereses políticos nacionales e internacionales, y no tanto a una verdadera reducción de la pobreza.

El Informe, elaborado por CONCORD (Red Europea de ONG para el Desarrollo) y presentado el pasado día 19 en Bruselas, alerta sobre la tendencia a ligar la ayuda a intereses nacionales, a políticas de inmigración y seguridad y a intereses comerciales.

El informe se basa en datos de la OCDE que muestran que la UE dedica un 0,43% de la Renta Nacional Bruta a la Ayuda al Desarrollo, muy por debajo de sus compromisos.

Los Estados miembro inflaron además sus cifras de Ayuda en más de 5.000 millones de euros, un 10% del total, al incluir fondos destinados a la cancelación de deuda, estudiantes o población refugiada.

La Unión Europea es el mayor donante de Ayuda al Desarrollo del mundo, pero sólo cuatro países destinaron el 0,7 o más al desarrollo: Dinamarca, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia.

La Ayuda, cada vez más vinculada a intereses

Además de sufrir recortes cuantitativos, las políticas de desarrollo europeas se han orientado cada vez más hacia intereses propios, en detrimento de la lucha contra la pobreza. Por ejemplo, aunque se considera que existen más de 48 estados frágiles en el mundo, el 30% de la Ayuda se destina a tres países: Afganistán, Irak y Paquistán. Esta proporción viene determinada fundamentalmente por preocupaciones en materia de seguridad e inmigración, que pesan más que los objetivos de lucha contra la pobreza.

España inclumple sus compromisos

La Ayuda española se aleja de la meta del 0,7 para 2015, sufriendo un recorte de más de 1.000 millones de euros entre los ya aplicados en 2010 y los previstos para 2011. Comunidades Autónomas y Ayuntamientos también han reducido su cooperación en más de 53 millones. El apoyo de la ciudadanía a destinar el 0,7% al desarrollo continúa sin respuesta.

En cuanto a la calidad de la ayuda, aunque se cuenta con un plan para garantizar la eficacia de la ayuda, el escaso protagonismode la población local en los procesos de desarrollo demuestra el deencuentro entre la teoría y la práctica. El establecimiento de una agenda clara en este sentido y el fomento de un sistema que refuerce capacidades es uno de los mayores retos de la cooperación española.

Demandas de las ONGD españolas al Gobierno nacional

  • Publicación de un plan realista y verificable para alcanzar el 0,7%.
  • Evitar más recortes en los fondos destinados a sectores básicos como educación, sanidad o agricultura.
  • Fortalecer los recursos humanos de la cooperación española, de forma que garanticen la efectividad de los procesos de desarrollo que lleva a cabo el Ministerio de Asuntos Exteriores.
  • Defensa en el seno de la UE y en próximo G-20 de la creación de una tasa financiera sobre las transacciones internacionales y combate a los paraísos fiscales.
  • Elaboración de una hoja de ruta clara y cuantificable que garantice la efectividad de la ayuda y la coordinación con los diversos actores de la cooperación.
  • Creación de herramientas que permitan incluir la perspectiva de género en las actuaciones de desarrollo realizadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Fuente: Coordinadora de ONGD – España

Más información

Visita la pagina del Informe para echar un vistazo a los gráficos por países y objetivos.
Descarga aquí el documento completo (en inglés) o aquí el Resumen Ejecutivo (en español)

Los comentarios están cerrados